Envío GRATIS a partir de 39€* Sólo península, Ver condiciones
Cuidado del pelo y piel en verano

La piel y el cabello necesitan cuidados especiales durante el verano para protegerse del calor, del agua del mar o de la piscina e, incluso, de la polución de la ciudad. Por eso es importante extremar su cuidado para para disfrutar plenamente del verano. ¡Descubre nuestros consejos para cuidar tu piel y cabello de forma natural y regresar de tus vacaciones con un excelente bronceado y un cabello hidratado y cuidado!

Necesidades de la piel y el cabello durante el verano

Durante el verano el cabello y la piel se dañan por el calor, los cambios de temperatura y la exposición al cloro de la piscina o a la sal y arena del mar. Esto puede desequilibrar la piel. Las pieles mixtas y grasas se vuelven todavía más grasas bajo los efectos del sol. Por su parte las pieles secas y sensibles se pueden deshidratar y volver rojizas.

Para evitar estas consecuencias te aconsejamos que uses una crema hidratante, de este modo podrás nutrir y proteger tu piel de los efectos del sol y las agresiones externas y devolver a tu piel la humedad natural que necesita para mantenerse tersa y bella.

Por otra parte, el cabello también necesita cuidados especiales durante el verano, dado que se seca con mayor rapidez. Por eso es necesario hidratar el cabello con mucha más frecuencia.

Rutinas de belleza de la piel y el cabello durante el verano

Si quieres proteger al máximo la piel y el cabello durante el verano te aconsejamos que sigas las siguientes rutinas de belleza.

1 - Cuida tu alimentación

Para preparar la piel y el cabello antes de las vacaciones te aconsejamos que incluyas en tu dieta alimentos ricos en zinc, vitamina C y vitamina E por sus propiedades antioxidantes, ya que ayudan a regenerar la piel y evitan su envejecimiento. Por otra parte, el cobre presente en muchos alimentos, como el cacao en polvo o los anacardos, también ayuda a preparar la piel para el bronceado.

Existen complementos alimenticios especialmente formulados para preparar, mantener y cuidar tu piel para tener un bonito bronceado.

2 - Prepara tu piel para conseguir un buen bronceado

Para conseguir un bronceado uniforme es aconsejable realizar una exfoliación suave de la piel una vez a la semana. La exfoliación elimina las células muertas de la epidermis, suaviza la piel y ayuda a conseguir un bronceado más uniforme y luminoso.

Un mes antes de iniciar la exposición solar, empieza a tomar un complemento alimenticio especial que prepara tu piel para recibir el sol de manera saludable.

3 - Protege tu piel y tu cabello

Los rayos UV del sol deshidratan la piel, por eso es esencial utilizar diariamente una crema hidratante para mantener la piel hidratada y evitar su envejecimiento. También es importante que te expongas al sol de forma gradual y que evites tomar el sol desde las 12 a las 16 horas, en que los rayos UV son más agresivos. Una rutina imprescindible cuando tomas el sol es que uses siempre un fotoprotector adaptado a tu tipo de piel. Cuanto mayor sea su grado de protección, más cuidada estará tu piel. No olvides volver a aplicar el fotoprotector cada vez que te bañes, ya que el agua del mar o la piscina lo puede eliminar de la piel.

También necesitas proteger tu cabello de los rayos del sol. El sol es bueno porque activa la microcirculación del cuero cabelludo. Además, la vitamina D aporta luminosidad. Pero la sobreexposición al sol, la sal del mar y el cloro de la piscina dañan e irritan el cuero cabelludo. En el caso del cabello graso lo afecta porque el pelo producirá más sebo, mientras que el caso del cabello seco el pelo se vuelve más quebradizo. Para evitar los efectos del sol sobre el cabello te aconsejamos que después de un día de playa o de piscina enjuagues siempre el cabello con agua limpia. A continuación te recomendamos que utilices un champú suave para eliminar los residuos de suciedad y que apliques un acondicionador.

4 - Hidrata y nutre tu piel y tu cabello

Un paso imprescindible para cuidar tu piel y tu cabello es una buena hidratación diaria. Por eso te recomendamos que tras la exposición al sol utilices siempre un After Sun para hidratar al máximo la piel.

Por la noche te aconsejamos que aproveches el proceso de regeneración natural de la piel aplicando una crema de noche nutritiva e hidratante, adaptada a tu tipo de piel.

Para evitar la deshidratación de la fibra capilar después de la playa o la piscina, asegúrate de enjuagar bien el cabello con agua limpia para eliminar los residuos de sal y cloro y de lavar con champú el cabello. Posteriormente, aplica siempre un buen acondicionador para desenredar el cabello y nutrir tu melena.

5 - Mantén los labios hidratados

La piel de los labios no tiene glándulas sudoríparas y contiene muy pocas glándulas uropigiales. Eso significa que no tiene la misma protección que el resto de la piel. Cuando pierden humedad, los labios se secan, envejecen y se vuelven más delgados. Para mantener tus labios hidratados y tersos, aplica sobre los mismos regularmente un bálsamo labial con aceites naturales y emolientes.

6 - Mantén el bronceado

Si quieres mantener por mucho más tiempo tu bronceado, el secreto está en hidratar tu piel con frecuencia. De este modo conseguirás que el bronceado permanezca en tu piel durante varias semanas.

También puedes potenciar el bronceado incluyendo en tu dieta alimentos ricos en antioxidantes y betacarotenos, como las zanahorias, los albaricoques o los melocotones.

"Finalmente, nuestro último consejo y sin duda el más importante: disfruta al máximo de tus vacaciones. ¡La felicidad es el mejor ingrediente para revitalizar y rejuvenecer tu piel!"

Puedes ver cremas hidratantes, fotoprotectores para el veranoafter sun para después del tomar el sol, y si no sabes que producto se adecua más a tus necesidades no dudes en contactarnos, estaremos encantados de poder ayudarte.

Comentarios (0)

No hay ningún comentario en este momento.

Opina sobre este post

Últimas entradas

Visita el blog